23 de octubre de 2008

La industria pornográfica en México

Laura Denisse Arias Flores En México no hay una definición clara de lo que es la pornografía, pero sí una adjetivación que la define como ilegal, sucia y pecaminosa, señaló el Mtro. David Mendoza Santillán, profesor de la Facultad durante su participación en la mesa "La industria pornográfica en México”, dentro del evento Decodificando la comunicación. “Los medios de comunicación con el paso del tiempo y el apoyo de las nuevas tecnologías, han ampliado a niveles reales y virtuales la pornografía, abriendo la oferta de materiales de contenido sexual explícito en telenovelas, literatura, comics, sex shops, películas, libros especializados, hot lines, colecciones de video, audios y fotografías”, comentó el también Coordinador de Extensión Universitaria. Por su parte, Marycarmen Barrera quien ha trabajado en la edición de revistas para caballeros, enfatizó que son bajos los presupuestos para la realización de películas porno en México y, apuntó que la piratería e internet han contribuido en la baja venta de revistas y filmes que abordan la temática, lo que considera perjudicial para la industria pornográfica del país. En ese sentido, Miguel Díaz Rizo, colaborador de la revista Q-eros, explicó que en México no existe una industria de películas pornográficas como tal, pues en la Ley de Cinematografía no está considerada y señaló que las nuevas tecnologías permiten que los materiales pornográficos aparezcan en la red, en búsqueda de una retribución económica o el simple placer de que a uno como persona lo vean, concluyó.
Pie de foto: Marycarmen Barrera, Jesús Magaña y David Mendoza.